La Ópera que, para Ainhoa, es una “quema de sopranos”: si sobrevives, vales.

Es complicado que una joven soprano consiga debutar como Mimí en La Bohème encima del escenario del Metropolitan de Nueva York, pero Ainhoa lo logró, y con nota. No obstante, no fue fácil.

En un diálogo con el compositor Pedro Halffter Caro, la soprano confesó que inicialmente ella no quería el papel, sino solamente aprender en su escuela:

“No quería el papel de Mimí; quería entrar en su escuela de formación, y no entendía que encomendaran un rol tan complejo a una persona tan joven. Cuando, después, he visto que se sigue lanzando a intérpretes muy jóvenes con estos roles, pienso que se trata de una especie de quema: Si sobrevives, es que vales para esto”.

Pedro Halffter Caro – que en 2010 dirigió la pieza por primera vez, precisamente, con Arteta como protagonista- habló sobre por qué esta ópera es tan especial y nos sigue conmoviendo 100 años después. Primero, porque mezcla humor con drama, creando contrastes continuos. Segundo, por su profundidad en el personaje de Mimí.

Ainhoa, coincidió con el director, mostrando admiración por Puccini y su capacidad de empatizar con las mujeres, hablando de la feminidad, el amor, el coraje, desde un punto de vista tan real y sincero. Ainhoa admitó sentir mucho amor por este personaje, un amor que sin duda traspasa a los espectadores al escuchar la pasión en la voz de la soprano.

Fuente: Contrapunto